Seleccione un idioma
ES

La primera fachada de algas del mundo comienza a funcionar


25 abril 2013

Conocida como “SolarLeaf" esta fachada biorreactiva a gran escala inicia hoy su funcionamiento con la introducción en sus paneles de microalgas que se cultivan a base de luz, agua, nutrientes y dióxido de carbono y alimentan el sistema. 
Esta fachada ha sido diseñada para revestir a la casa BIQ, un proyecto de vivienda residencial construido en el marco de la Exposición Internacional de la Construcción (IBA) en Hamburgo, Alemania.

La introducción de estas pequeñas algas verdes jugará un papel decisivo a la hora de determinar el potencial a futuro de esta tecnología, cuyo principal objetivo es proporcionar sombra y energías renovables en el edificio.

Con más de 200m² de fotobiorreactores integrados, esta innovadora casa obtiene de las microalgas fuentes de energía renovable en forma de calor y biomasa. El potencial de esta tecnología no sólo se limita a la producción de energía, sino que paralelamente el sistema también integra otras funcionalidades como el sombreado dinámico, el aislamiento térmico y la reducción del ruido.

Las microalgas utilizadas en las fachadas son cultivadas en biorreactores de vidrio de panel plano de 2,5 m x 0,7 m. En total, se instalaron 129 paneles en la parte sureste y suroeste de este edificio de cuatro pisos.
El corazón del sistema es un centro de gestión de energía totalmente automatizado donde se recolectan las algas y el calor solar en un ciclo cerrado que almacena este calor y lo utiliza para generar agua caliente.

Este novedoso sistema es el resultado de tres años de investigación y desarrollo llevado a cabo por Colt Internacional en base a un concepto de bio-reactor desarrollado por SSC Ltd y diseñado por Arup. El proyecto contó con el apoyo financiero del centro de investigación del gobierno alemán, “ZukunftBau”.

“Hemos hecho la investigación y montado los paneles en el edificio. Ahora nos queda introducir las microalgas y ver por primera vez cómo funciona la fachada biorreactiva en un escenario real. No sólo se trata de una prueba técnica, sino de un gran paso de cara al futuro. Si podemos demostrar que las fachadas de microalgas pueden convertirse en una nueva fuente viable de producción de energía sostenible, podemos transformar el entorno urbano y aportar una nueva fuente de inspiración a los arquitectos”.

—Jan Wurm, líder de Investigación de Arup en Europa

Este Nuevo sistema será comercializado a través de Colt Internacional.