Cities Alive: Diseñando para la infancia urbana

Orientar más las ciudades a las necesidades de los niños puede mejorar el rendimiento económico de una ciudad, así como su capacidad de atraer y retener talento. Diseñar para la infancia urbana nos inspira a responder positivamente a los desafíos, y establece acciones que pueden ayudarnos a lograr un futuro más favorable para los niños y niñas, yendo más allá de la simple dotación de pequeños parques infantiles.

La capacidad de los niños para moverse de forma independiente, el tiempo que pasan jugando al aire libre y su conexión con la naturaleza son indicadores clave de cómo está funcionando una ciudad, no solo para los niños, sino para todos sus habitantes. Si las ciudades no atienden las necesidades de los niños y niñas, corren el riesgo de sufrir consecuencias económicas y culturales a medida que las familias se alejan de ellas.

A través de 40 casos de estudio a nivel global, 14 intervenciones recomendadas y 15 acciones para líderes de ciudades, promotores e inversores y profesionales del medio ambiente construido, el informe muestra cómo podemos crear ciudades más saludables e inclusivas, resilientes y competitivas para que vivamos, trabajemos y crezcamos en ellas.

Cities Alive: Diseñando para la infancia urbana